top of page
  • websnmarcos

¡Muy buenas noticias!

30 de julio de 2023 Noveno domingo de Pentecostés (Propio 12A)

Queridos santos:

Hace poco, vi en la televisión una noticia sobre un joven cuyos padres habían fallecido y que fue criado por su hermano y su hermana mayores. Destacaba en los deportes, en el coro y en el debate, y estaba solicitando su admisión en Harvard. Era la segunda vez que lo solicitaba: una grave enfermedad le había impedido asistir el año siguiente a graduarse en el bachillerato, así que tuvo que empezar de nuevo el proceso de solicitud.

Sus hermanos se sentaron a su lado en el sofá mientras abría el correo electrónico. Los tres saltaron por los aires cuando leyeron la frase inicial: "Nos complace informarle....".

Eso es lo que significa recibir una buena noticia. No sólo una carta de aceptación, sino un salto de alegría que nos hace saltar de júbilo por los aires.

Como cristianos, somos gente de Buena Noticia, gente de Evangelio. A veces me parece que hemos olvidado que nuestra fe debe ser una Buena Noticia, no sólo para nosotros, sino para todos. Los noticiarios de estos días presentan una letanía de personas que están desesperadas por recibir buenas noticias. En un mundo asolado por las pandemias y las crisis climáticas, y perturbado por las imágenes de la violencia patrocinada por el Estado y las luchas de las personas de color por la dignidad y la igualdad, me pregunto qué buenas noticias distintivas puede ofrecer nuestra fe.

Para mí, el punto de partida es la Buena Nueva que Jesús mismo predicó a los pobres, los presos, los ciegos y los oprimidos (Lucas 4.18-19). Dijo que podemos recibir una nueva identidad como ciudadanos del Reino de Dios. Este Reino es la sociedad donde el amor es la única autoridad gobernante, y donde Nuestro Señor camina entre nosotros, secando todas las lágrimas, curando todas las heridas, reconciliando a todos los enemigos, allanando todas las espadas en arados, arraigado en su servidumbre sacrificial como la encarnación misma de "tanto amó Dios al mundo...".

Estoy ansiosa por verlo. Entonces, ¿dónde compramos los billetes para este Reino maravilloso? ¿Nos lanzamos a las calles y nos apoderamos de los salones del poder? Antes de hacerlo, echemos un vistazo a nuestra lectura del Evangelio designada para hoy, donde Jesús parece hablar de un camino mejor.

Empleando una serie de imágenes muy concretas extraídas de la vida cotidiana, Jesús describe la Buena Nueva del Reino como una semilla pequeñita plantada en el campo del mundo, que crece hasta convertirse en un arbusto grande que llena la tierra, como un grano de levadura que levanta todo el pan, como un tesoro enterrado en la tierra, como una perla, como una red que nos recoge a todos.

Aunque es tentador depositar nuestras esperanzas en la organización, en la educación, en la protesta, sabemos que no podemos transformar el mundo en el Reino con nuestros propios esfuerzos; como advierte la teóloga Georgia Harkness en su libro Comprender el Reino de Dios, "El Reino de Dios es un don de Dios, no un logro humano". Eso no significa que no haya trabajo para nosotros como personas del Reino. ¡Oh, no! ¡Tenemos trabajo que hacer! Dios espera que participemos en su labor aunque reconozcamos que es de Dios. Cuando trabajamos, es por la justicia del Reino, no por alguna ideología mundana o ambición política.

Cuando yo era una joven cristiana, las "buenas nuevas" que me enseñaban eran en su mayoría negativas: No iba a arder para siempre en un lago de fuego. Pero esa versión negativa de la salvación no puede ofrecer buenas noticias a los clamores por todo el mundo de personas que no pueden respirar en hospitales con muy pocos respiradores, que no pueden respirar cuando la fuerte rodilla del policía les aplasta la tráquea, que no pueden respirar el aire tóxico de los centros de detención de la frontera o el aire fétido de las cárceles.

La predicación de Jesús y la encarnación del Reino de los Cielos es una Buena Noticia porque significa que Dios no ha abandonado este mundo al pecado, sino que está trabajando ahora para redimir este mundo, esta historia, estas personas que sufren. En un ensayo especialmente conmovedor titulado "La esperanza cristiana", el obispo John A. T. Robinson escribe: "Los cristianos son aquellos cuya esperanza es del cielo, no para el cielo; o, mejor dicho, no para el cielo en contraposición a la tierra. Su promesa es la de un universo reconstruido, un nuevo cielo y una nueva tierra, un nuevo orden, en el que todas las cosas, espirituales y materiales, estarán plenamente reconciliadas en Cristo. Es una esperanza para la historia, no una liberación de la historia". La Buena Nueva es que, por medio del Hijo único de Dios, unificadas con él, todas las cosas corrompidas por el pecado y la muerte resucitarán a una vida nueva.

Esa Buena Noticia es la que impulsa la carta de Pablo a la iglesia de Roma. Los once primeros capítulos de Romanos desarrollan una de las características centrales del Reino de los Cielos: que en la familia de Dios "no hay distinción" entre las personas (Romanos 3.22b). Clase, raza, orientación sexual, riqueza, fama, sexo, religión, matrimonio, partido político: ninguna de estas categorías que utilizamos para dividir a la humanidad en diversas tribus cuenta a favor o en contra de una persona en el Reino. En la epístola de este domingo, Pablo se dirige a todos aquellos a quienes se les ha dicho que su identidad les impide recibir las promesas de Dios.

Nuestro bautismo en Cristo nos ha dado una nueva identidad, porque somos una nueva creación. Lo central de esta identidad es que "Dios es para nosotros". Pablo pregunta entonces: "Si Dios está por nosotros, ¿quién está contra nosotros?". Dios no dejará de luchar por nosotros cuando Dios no retuvo ni siquiera al Hijo unigénito del Altísimo, que se entregó por todos nosotros. ¿Quién puede condenarnos o marginarnos por el color de nuestra piel, por el diseño de nuestro cuerpo, por nuestra condición de refugiados, por la sangre que corre por nuestras venas? "Es Dios quien justifica; ¿quién, pues, condena?". Si Dios, juez justo, me ha nombrado "libre", ¿quién puede volver a esclavizarme? Dios mismo ha designado a Jesús, muerto y resucitado, para que sea nuestra voz. ¡Y el Campeón de Campeones alza Su voz por nosotros! ¿Qué persecución puede oponerse a Dios? ¿Qué puede separarnos del amor de Cristo?

La carta de Pablo estalla como una bomba de metralla, enumerando todos los tipos de mal que se le ocurren y que consumen y destruyen la vida humana, preguntando si alguno de ellos puede tener la victoria final sobre aquellos cuya ciudadanía está en el cielo. ¿Pueden las dificultades, o la ansiedad, o el hambre, o la falta de vivienda, o el riesgo de la vida, o los estragos de la guerra, o la pandemia, separarnos del amor de Cristo después de lo que hizo por nosotros en la cruz? ¡NO!

Porque la Buena Nueva del Reino de Dios es que, cuando hacemos de Jesús el Señor de nuestras vidas, ni la muerte ni la vida, ni los poderes terrenales ni los poderes del espíritu, ni las pandemias ni una futura catástrofe climática, ni el racismo sistémico ni el genocidio, ni los incendios forestales ni el cáncer, es más, nada en las alturas más altas ni en las profundidades más bajas de este cosmos, ni en ningún otro lugar de toda la creación, tiene el poder de separarnos del amor de Dios en Cristo Jesús, nuestro Señor.

Les animo, pues, a comprometerse hoy a ser personas que en todas partes viven y comparten la Buena Nueva del amor de Dios en Cristo, que nunca jamás podrá ser arrebatado, y que, al final, redimirá este mundo caído en un Reino donde el amor de Cristo es todo, y en todo, y todo en todos. Amén.



22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page